Leonard, la máquina del tiempo y Terminator

Seguro que a lo largo de nuestra vida hemos añorado tener una verdadera máquina del tiempo (no la réplica a escala natural de la película El tiempo en sus manos que tiene Leonard). Aunque solo fuera para lo que la quiere nuestro amigo: volver atrás e impedir tomar una decisión poco acertada.

Por desgracia las cosas no son tan sencillas porque podemos acabar en una paradoja similar a la que los físicos, muy macabros ellos, llaman la "paradoja del matricidio": viajas al pasado y matas a tu madre antes de que conozca a tu padre. ¿Entonces qué haces tú ahí? Los físicos han ideado una serie de soluciones a las paradojas -y las veremos otro día- pero hoy vamos a detenernos un momento en lo que argumenta Sheldon y que sirve como crítica al guión de la clásica película de ciencia-ficción Terminator, del director James Cameron.

Recordemos el argumento: En un futuro cercano una máquina de inteligencia artificial llamada SkyNet se rebela contra la Humanidad, declarándole la guerra total y usando las máquinas para alcanzar su aniquilación. Por suerte hay un movimiento de resistencia liderado por John Connor que lleva de cabeza a SkyNet; no ve la forma de acabar con esa resistencia. Es más, razona que eliminarlo en ese momento sería inútil pues la resistencia seguiría peleando y, en esencia, convertiría a Connor en un mártir, espoleando aún más los deseos de victoria de los humanos. Lo mejor, piensa SkyNet, es matarlo antes de que nazca e impedir que organice la resistencia.

Dicho y hecho: SkyNet envía al pasado -nuestro presente- al cyborg Arnold Schwarzenegger para matar a todas las Sarah Connor que viven en Los Ángeles: de este modo se asegura que la futura madre del líder de la revolución cae bajo las balas de su (casi) imparable cyborg.

Y es aquí donde está el tremendo error del guión de una película que, ironías del destino, fue seleccionada por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos para ser preservada en el National Film Registry (Registro Nacional de Cine): solo aquellos filmes que son considerados "cultural, histórica o estéticamente significativos" tienen tal honor.

El error de Terminator es el mismo que señala Sheldon a Leonard. Imaginemos que el cyborg tiene éxito en su misión. El tiempo pasa y llegará un momento en el futuro en el que SkyNet tendrá que tomar la decisión de enviarlo al pasado para acabar con Sarah. Pero... ¡alto! ¿cómo va a enviarlo si Sarah a muerto y, por tanto, no hay líder de la resistencia? La prueba más palpable de que el cyborg fracasa en su objetivo es que SkyNet tiene que enviarlo desde el futuro.

Este tipo de paradojas aparecen siempre que tratamos con sucesos dependientes unos de otros. Imaginemos que Leonard y Sheldon tienen sendos teléfonos con los que pueden llamar al pasado pero sólo con una hora de desfase: si Leonard llama a las tres, Sheldon la recibirá a las dos. Ahora atentos a lo que deciden hacer estos dos físicos. Leedlo con cuidado porque es un pelín enrevesado.

1.-) Leonard enviará un mensaje a las 15 horas si no ha recibido antes uno de Sheldon a las 13.

2.-) Sheldon enviará uno poco después de las 14 si ha recibido el de Leonard a las 14.

La pregunta es, ¿enviará Sheldon el mensaje?

Recordemos que, en este caso, la causa se encuentra en el futuro. Que Sheldon envíe su mensaje a las 14 depende de si Leonard envía el suyo a las 15. Y lo más paradójico, Leonard lo hará si no recibe el de Sheldon: la comunicación se dará si ésta no se efectúa.