Sheldon y la astrología

Presta atención a las siguientes afirmaciones sobre tu personalidad y puntúalas de 0 -una descripción pobre, que se ajusta bien poco a lo que eres- y 5 si la consideras muy buena o perfecta.

  1. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser hermosamente idealistas.
  2. A veces eres extrovertido, afable y sociable, mientras otras veces eres introvertido, discreto y reservado.
  3. Te has dado cuenta de que es imprudente ser demasiado franco cuando te confías a los demás
  4. Te enorgulleces de ser un pensador independiente, y no aceptas opiniones ajenas si las pruebas no te satisfacen.
  5. Prefieres un cierto grado de cambio y variedad, y no estás a gusto cuando te sientes rodeado por restricciones y limitaciones.
  6. En ocasiones tienes serias dudas sobre si has tomado la decisión correcta o si has hecho lo correcto.
  7. Disciplinado y controlado hacia afuera, tiendes a ser algo inquieto e inseguro interiormente.
  8. Tus ajustes sexuales te han supuesto algunos problemas.
  9. A pesar de tener algunas debilidades en tu personalidad, normalmente eres capaz de compensarlas.
  10. Tienes grandes capacidades que no has invertido todavía en tu propio provecho.
  11. Tienes tendencia a ser crítico contigo mismo.
  12. Crees que es importante gustar a los demás, e incluso de que te admiren.

¿Qué te ha parecido? ¿La considera una buena descripción de lo que eres? En 1948 el científico Bertrand Forer las utilizó con sus alumnos de psicología. El resultado fue que 16 de los 39 estudiantes lo calificaron como una descripción perfecta de su personalidad y sólo 5 lo calificaron como deficiente. Es este experimento al que se refiere Sheldon cuando habla con Penny.

Con estudios parecidos los psicólogos han demostrado que usando descripciones lo suficientemente generales de la personalidad se puede llegar a convencer a la gente de que son excelentes retratos de ellas mismas. Y no sólo eso. Algunos psicólogos las han aplicado en experimentos donde ellos se hacían pasar por videntes y astrólogos. ¡Y los clientes salieron convencidos de que realmente conocía su carácter y personalidad!  Aquí puedes encontrar una carta astral que escribí hace tiempo: la usé con éxito en varias conferencias y luego fue publicada por

Y es que desde sus orígenes, la humanidad ha sentido una atracción irrefrenable hacia lo sobrenatural. Augures y adivinos han aconsejado y dominado a mi­llones de seres a lo largo de la historia. Nuestra época también tiene los suyos. Existe toda una fauna y flora que crece y se multiplica a la sombra de programas de televisión, emisoras de radios y revis­tas que juegan con la esperanza humana: la esperanza de vida des­pués de la muerte, la de curar esa enfermedad incurable, la de saber qué nos deparará el futuro.

Ni los posos del té, ni el Tarot, ni los planetas van a mejorar nuestra calidad de vida. Las líneas de la mano tienen el mismo va­lor predictivo que las líneas de donde la espalda pierde su casto nombre. Necesi­tamos una buena infusión de espíritu crítico. Necesitamos de toda nuestra capacidad racional para resolver los problemas que la sociedad tiene plan­teados. Dicen que contra la estupidez humana hasta los dioses luchan en vano pero algunos creemos que si aprendemos a dudar, a no aceptar las ideas de otros sólo porque nos lo dicen y a admitir los hechos aunque no nos gusten, habremos impedido la muerte de la razón.